Franquicias: la Justicia, dividida por responsabilidad laboral

Destacan fallos contradictorios de cámara en condenas a los dueños de las marcas. Incluso, reclamos contra la misma empresa con decisiones opuestas

Franquicias: la Justicia, dividida por responsabilidad laboral
En momentos donde cobra importancia el criterio judicial de responsabilizar a la empresa principal por créditos laborales contra empresas que contratan una franquicia, esta vez se conoció un fallo de la cámara laboral que restringió el alcance de la responsabilidad solidaria del franquiciante. Sin embargo, la sentencia se contrapone con otros pronunciamientos que pocos meses atrás establecieron lo contrario en casos similares.


Aunque el fallo es celebrado por las empresas, la falta de criterio único de la cámara sobre este tema les preocupa, ya que la suerte de la compañía principal será distinta según la sala que le toque resolver.

Los jueces (Sala VIII) tomaron esta determinación en la causa “Alici, Cynthia Lorena c/ Pérez, José Luis y otro s/ despido”.

La sentencia se contrapone con lo resuelto por otras salas, que responsabilizaron a la empresa franquiciante (dueña de la marca) por las obligaciones laborales de la compañía franquiciada (que explota aquella marca a través de una franquicia), a partir de que entendieron que toda actividad que "coadyuva" al funcionamiento y se orienta al fin comercial queda comprendida dentro de los alcances de la solidaridad laboral.

Incluso, la cámara resolvió de modo diferente un reclamo similar y contra el mismo franquiciante, como ocurrió en este caso, que involucró a la cadena de productos alimentarios Solo Empanadas.

En el último fallo, para desechar la responsabilidad de la dueña de la marca, los jueces establecieron que “los comportamientos de las partes que la actora describe como configurativos de la situación aprehendida por el artículo 30 de la LCT son, por el contrario, los típicos comportamientos de las relaciones entre franquiciante y franquiciado”.

Y además profundizaron: “El contrato de franquicia lejos de configurar la situación descripta en el artículo 30 LCT la excluye, ya que el franquiciante –dueño o titular de un producto- no los explota por sí mismo, sino que lucra con la autorización a terceros para explotarlos, imponiendo condiciones tendientes a evitar su desvalorización en el mercado”.

Por eso, el tribunal sostuvo que el franquiciante “no explota un establecimiento en el sentido del artículo 6 de la LCT y, en el marco del artículo 30, es un establecimiento lo que puede ser objeto de cesión o transferencia, y los trabajos o servicios que en él se cumplen o prestan, los que pueden constituir el de la contratación o subcontratación”.

Además los magistrados indicaron que “en el caso Rodríguez c/ Cia. Embotelladora Argentina SA, la Corte Suprema de Justicia mencionó expresamente al contrato de franquicia como uno de los que exceden los alcances de la responsabilidad solidaria”.

En la Argentina, el sistema de franquicias vivió en la última década una gran expansión. Según números del sector, durante el año pasado el régimen sumó ventas por $8.400 millones, a través de 400 marcas que están presentes en 16.000 locales en todo el país.

Si bien durante el 2006 mostró un crecimiento menor de la figura (cerca del 7%) en comparación con el desarrollo explosivo que tuvo años atrás, debido a que las inversiones se reorientaron a otras alternativas que muestran mayor crecimiento (por ejemplo, el mercado inmobiliario), el negocio se sigue expandiendo en el país.

Hoy, la Argentina ocupa el tercer lugar en el mercado regional de franquicias, detrás de México y Brasil.

Opiniones
Federico Basile, socio de M & M Bomchil, se mostró de acuerdo con los alcances del fallo porque consideró que el rasgo característico de la franquicia es la comercialización de una marca y no una contratación de servicios.

Basile indicó que ese rasgo típico es el que impide que la franquicia pueda entrar dentro del “paraguas” de la solidaridad laboral.

Fernando Cortés, integrante de De Diego & Asociados, calificó a la sentencia como “excelente”, y dijo que sería conveniente que otras salas de la cámara recepten la doctrina que sienta el fallo.

Cortés indicó que la sentencia pone coto a la regla generalizada que establece “la solidaridad indiscriminada entre las empresas relacionadas comercialmente por las obligaciones laborales de los trabajadores”.

El abogado recalcó que el tribunal tomó en cuenta la existencia de la relación comercial habida entre las compañías para desechar la aplicación de la solidaridad laboral.

Por último, consideró que el fallo “otorga seguridad jurídica a las relaciones comerciales”, porque ante sentencias como esta los empresarios estarán a “salvo” de los reclamos que los trabajadores del franquiciado intenten contra el franquiciante, concluyó.

A contramano
El fallo sienta un precedente contrario a lo resuelto en otras causas. Así, en mayo pasado, la Sala VII condenó a un franquiciante por las indemnizaciones por despido reclamadas por el trabajador del franquiciado con quien aquél había contratado.

En esa oportunidad, la cámara había resuelto que “el franquiciante no sólo suministraba a otro un producto determinado, desatendiéndose de su posterior elaboración y distribución, sino que "la venta por terceros de los productos que ella elabora (y de los que se reserva también la posibilidad de comercializar y distribuir) hace a su actividad propia y específica y al cumplimiento de su objeto social".

En tanto, en abril pasado y al momento de dictarse la causa “Fernández”, la Sala III de la cámara laboral utilizó la figura de la "solidaridad" para responsabilizar a un franquiciante por el despido de una empleada dispuesto por su empleadora directa.

Para ello, entendió que el contrato de franquicia que unía a las empresas fue utilizado en fraude de los derechos de la empleada.

En el caso "Fernandez", el tribunal advirtió que la actividad que desarrollaba la trabajadora, que consistía en el dictado de cursos de capacitación en cosmetología y medicina estética, eran propias de la franquiciante y escapaban al contrato de franquicia, que se limitaba al uso de la marca, del material didáctico y de los programas de enseñanza.

En ese contexto habían asegurado los jueces que el dictado de cursos "hace a la actividad normal y específica del franquiciante (Actuel SRL), razón por la cual la figura de solidaridad en los términos del artículo 30 de la LCT se impone en el caso".

Esa decisión fue muy cuestionada por abogados laboralistas, que aseguraron que se trataba de un precedente que generaría incertidumbre a los empresarios a la hora de disponer una franquicia comercial, por la consecuencia de asumir cargas laborales que correspondían al franquiciado.

Cuando el caso se hizo público, desde el estudio Rattagan, Macchiavello, Arocena & Peña Robirosa Juan Ricardo Larrouy dijo que si se generalizaba la doctrina del caso "Fernández" se corre el riesgo de "generar una incertidumbre jurídica tal que desaliente el uso de la franquicia, que constituye sin dudas una genuina fuente generadora de empleo".

En tanto, Carlos Dodds, socio de Baker & McKenzie, aseguró que "los empleados del franquiciado (el empleador directo) no tienen nada que reclamar al franquiciante. Aquél toma a su riesgo un negocio que es absolutamente independiente de la compañía principal".

Pero estas sentencias que aplican criterios disímiles generan incertidumbre en los empresarios a la hora de invertir, advirtieron los laboralistas.

La cuestión de la responsabilidad solidiaria en la intermediación comercial ya ha sido resuelta por la Corte Suprema de Justicia en la causa "Rodriguez" (en 1993), donde el alto tribunal estableció que "el conecedente en los contratos de agencia, distribución y franquicia comercial no es responsable solidario por las obligaciones laborales o previsionales de su contraparte, sea distribuidor, concesionario o franquiciado, en los términos del artículo 30 de la ley 20.744".

Sin embargo, este pronunciamiento fue dictado por la Corte en su anterior composición, de modo que se desconce si el actual tribunal seguirá en la misma línea o cambiará la postura. Cualquiera que sea la solución que adopte el máximo tribunal, será una pauta orientativa que podrían adoptar los tribunales inferiores, entre ellos, la cámara laboral.







© infobaeprofesional.com



Novedades Legislativas

Ley 26.773

Régimen de ordenamiento de la reparación de los daños derivados de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales

 

Ver nota completa

Ley 26.684

Modificación de la Ley Nº 24.522 de Concursos y Quiebras

Ver nota completa

Resolución 11/2011

 

Condiciones Generales de Trabajo para trabajadores agrarios temporarios, cíclicos y estacionales

 

Ver nota completa

Decreto 1011/2010

Apruébase la reglamentación de la ley nº 26.485 que refiere a la protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

 

Ver nota completa

Ley 26.597

Modifícase la Ley Nº 11.544.

Ver nota completa

Ver todos

Contenidos Simples
Búsqueda

Newsletter

Login
Usuario
Clave

Novedades Jurídicas

Conteris Claudia c/ IMPREBA S.A. s/ cobro de salarios

La discriminación, constituye un trato diferenciado del empleador hacia el trabajador o trabajadores, que no responde a razones objetivas y que lo o los coloca, en inferioridad de condiciones respecto del grupo, produciéndoles un perjuicio real o potencial de orden material o moral.

Ver nota completa

Bandi Jorge Alejandro c/ Mainar S.A. s/ despido

Responsabilidad solidaria del presidente de la sociedad por la condena impuesta toda vez que conoció o debió conocer las irregularidades que llevaron al trabajador a darse por despedido, a raíz del incumplimiento de la obligación de ingresar los aportes previsionales retenidos al actor.

Ver nota completa

CSJN "Lysyj, Jorge Omar c/ Tarjeta Nueva S.R.L"

“... desde antiguo se ha sostenido que los errores aritméticos padecidos en una sentencia pueden rectificarse en cualquier tiempo, aun en el trámite de ejecución de sentencia, sin que ello importe vulnerar la intangibilidad de un derecho adquirido ..."

Ver nota completa

Jordan Héctor Manuel c/ Benteler Automotive S.A. s/ despido

Procede la la diferencia salarial reclamada, toda vez que la comparación salarial que realiza el trabajador a fin de determinarla está fundada en las remuneraciones que perciben los empleados con su misma categoría de "coordinator", resultando discriminación salarial.

Ver nota completa

Ver todos

Franquicias: la Justicia, dividida por responsabilidad laboral


Mariani & Asociados Abogados |
Av. Belgrano 1217 8° oficina 82 (C1093AAA) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina (+54) 11- 5277-9059
25 de Mayo Nº 23 - 1º B (B1708JAA) - Morón - Provincia de Buenos Aires - Argentina (+54) 11- 4483-2436
Tel.: (+54) 11-5277-9059 - (+54) 11-4483-2436 | Fax: (+54) 11-5277-9059
|    www.mariani-abogados.com.ar

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne